San Juan Evangelista

La talla de San Juan Evangelista está realizada en madera. Es una imagen de talla hasta la cintura, compuesta por candelero hasta las rodillas y pies de talla.

La obra se atribuye a Vicente Tena Fuster aunque no hay documento que lo constate y data sobre los años 20 del pasado siglo.

Según articulo publicado por Emilia Mendoza en la revista de nuestra hermandad en la Semana Santa de 1997, el párroco Don Fernando del Molino encargó la imagen al escultor valencia Pio Mollar en 1914[1] y fue restaurada tras los destrozos producidos por la guerra el 18 de julio de 1937.

Representa la imagen del discípulo amado. No se tiene constancia desde cuando comenzó a formar parte de la hermandad.

Hasta el año 1997 procesionaba en un paso de misterio detrás del paso de Cristo con Nuestra Señora de la Esperanza, a los pies de la Santa Cruz. A partir de la Semana Santa de 1998 comenzó a procesionar como vemos en la actualidad, junto con la Esperanza y el Cristo de la Misericordia formando el calvario.

El pasado 2 de marzo se repuso al culto tras la restauración llevada a cabo en los talleres de D. Miguel Ángel Mercado Hervás, quien le ha realizado una profunda restauración donde ha recuperado la peana de la imagen devolviéndole así todo su esplendor.

[1]ADH, Gobierno. Lepe. Datos sacados de una carta que remite Don Fernando del Molino al arzobispado de Sevilla el 4 de julio de 1914 pidiendo autorización para comprar la imagen de San Juan a la fábrica de Pío Mollar. El coste fue de 130 pesetas.