Cristo de la Misericordia

La imagen del Cristo de la Misericordia, titular principal de la Hermandad, es una talla seriada de los talleres de Arte Cristiano de Olot, en Girona.

Fue adquirida por la hermandad a finales del año 1940, siendo bendecida a finales del mes de enero de 1941. Para tal acto, el hermano D. Eladio Fernández García[1] y su esposa, Dña. Florencia Toscano, hicieron un donativo de 250 pesetas, siendo padrinos de la bendición[2].

“La escultura que representa al Cristo de la Misericordia es una talla en pasta de cartón madera, de bulto redondo, una de las formas de la escultura, propia de la estatuaria o escultura exenta, donde se representa la tercera dimensión en verdadera proporción, a tamaño natural y policromado al óleo. La escultura tiene unas dimensiones de 170 x 123 x 34 cm. y la cruz 300 x 158 x 11 cm.

Iconográficamente es la representación de un Crucificado muerto, como lo evidencia la herida de la lanzada en su costado derecho y se fija a una cruz arbórea con llagas doradas, por medio de cinco clavos (uno en cada mano, uno en los pies, otro en la espalda y otro en la región dorsal). Actualmente no lleva corona de espinas ni potencias, al menos desde 1990.

Con respecto a su morfología presenta una composición frontal, sin torsión del tronco y con un tratamiento de la anatomía detallado. Presenta además un cierto desplome corpóreo con inclinación de la cabeza sobre el pecho hacia la derecha y un leve arqueamiento de los brazos con respecto a la cruz. El paño de pureza, sujeto por un nudo en el lateral derecho, se sostienen por una cuerda dorada trenzada, apoyada un poco más alta en la cadera izquierda de la imagen y con un leve descenso hacia la cadera derecha. Dicha cuerda, separa la parte superior con mayor volumen de pliegues del paño, de una zona de pliegues más ligeros y que cubren ambas regiones femorales, quedando oculta bajo el nudo, citado anteriormente, en el lateral derecho. El paño presenta en su borde inferior una cenefa dorada con motivos geométricos.

El rostro refleja los rasgos faciales del momento posterior a la muerte. Presenta los ojos cerrados, la boca entreabierta dejando ver los dientes superiores tallados, los pómulos levemente marcados y la nariz recta.

Muestra el torso con los arcos intercostales marcados y el vientre rehundido. Los brazos tienen los músculos en tensión al igual que las piernas, y las manos y pies, adquieren una posición crispada. Todos estos rasgos son propios de la defunción provocada por la Crucifixión.” [3]

ANÉCTODA DE LA LLEGADA DE LA IMAGEN DEL CRISTO

Según contaba uno de los hermanos fundadores, D. Rafael Romero Quintero, encargado en traer la imagen, el Cristo de la Misericordia se encargó por catálogo en Granada y lo trajeron hasta Sevilla en un embalaje muy delicado. Ninguna empresa se hacía cargo de traerlo hasta Huelva y fueron a buscar al Cristo a Sevilla. Ya en Sevilla, ante la mala forma del embalaje, ninguna casa aseguradora se hacía cargo de su transporte. Se acercaron a la empresa de camionetas Damas y el revisor que era de Ayamonte les hizo el favor y consiguieron montar al Cristo en el autobús, pagando los asientos correlativos que ocupaba. Ese día llovía a mares y al llegar a Cartaya, el motor de la camioneta se estropeó. Un conocido de Cartaya les dejó tres bicicletas y, sobre ellas, subieron al Cristo, -eran las once o doce de la noche y no dejaba de llover- envuelto en sábanas, toallas y chaquetones lograron traerlo hasta Lepe. Siendo las tres de la madrugada y al estar la iglesia cerrada, lo dejaron en casa de su tía Esperanza “La Dulcera”,  y al otro día hablaron con D. Fernando del Molino y Abreu y lo llevaron a la iglesia. [4]

[1]Odiel Información. Martes 28 de enero de 1941. Página 4.

[2] Acta nº 3. Libro de actas Hermandad del Crucificado y Conferencias de San Vicente de Paul.

[3]Informe de valoración imagen. Pedro Manzano Beltrán. Restaurador. 22-07-2015.

[4]Entrevista a Rafael Romero Quintero, hermano fundador. Revista Semana Santa 1994. Hermandad Cristo de la Misericordia.